Liderar con Corazón
» » » Liderar con Corazón

Liderar con Corazón

Publicado en: Conciencia Colectiva | 0

El tiempo primaveral está protagonizado por el aumento de luz.

La luz está asociada al calor, al fuego, a nuestro sol, y por extensión a la vida.

Sin luz no hay oxígeno ni agua…

En la mitología encontramos imágenes de esa fuerza solar, una de ellas es: Amaterasu, Diosa del Sintoísmo japonés que nos muestra muy bien cómo podemos estar viviendo sin ser conscientes de lo que somos y como recuperar el sentido de nuestra vida. Aquí va su historia:
Amaterasu era llamada: “La del Brillo Celestial” entre otros nombres. Era la Guardiana de la Tierra y de los campos de arroz y presidía el círculo de tejedoras en el Salón de Tejedoras del Cielo. Su hermano Susanowo estaba celoso de Ella, de modo que se las arregló para engañar a su madre y acercarse a los campos de arroz celestiales que Amaterasu acababa de plantar, los arrasó y defecó dentro de su templo sagrado. Luego llevó a cabo varios desastres más sembrando el desconcierto y el horror en las demás diosas tejedoras.
Amaterasu se sintió tan rabiosa y temerosa que se encerró en una cueva y con ello el mundo fue privado de su luz y su calor. Ya nada podía crecer sobre la Tierra.

La Mujer Musa

Más de ochocientas diosas acudieron a su refugio con la intención de convencerla de que volviera a salir, pero todo esfuerzo fue en vano, hasta que apareció la diosa Uzume. Esta diosa, de la Alegría y de la Danza trazó un plan. Se colocó sobre una barrica y comenzó a golpear sus pies ritmicamente mientras danzaba euforicamente y se quitaba la ropa. Finalmente enseñó a todas su vulva y los dioses y diosas se rieron, gritaron y aplaudieron… Amaterasu sintió curiosidad por ver lo que se estaba perdiendo. Entonces asomó su cabeza, su luz chocó contra un espejo y dejándola deslumbrada salió para poder ver. Entonces, los dioses cerraron la puerta detrás de Ella. La luz volvió a la Tierra y de nuevo las cosechas. Amaterasu fue consciente de su propia Luz.

Liderar con Corazón

 Hay mujeres que cuando se cruzan en nuestro camino, nos inspiran. Su presencia nos abre la mirada  a otra forma de ver, su ejemplo nos da la esperanza de que el cambio que necesitamos puede realizarse y tomamos fuerza para no abandonar. Estamos frente a la Mujer Musa. Ella despierta nuestra creatividad para descubrir hacia dónde queremos ir y para atrevernos a decidir, a hablar y a actuar de una forma nueva. Se ha convertido en una fuente de inspiración para dejar de sentirnos víctimas de nuestras circunstancias y pasar a ser responsables y creadoras de nuestra realidad.

¿Qué necesitamos para incorporar a la Mujer Musa dentro de nosotras?

Según Miriam Subirana en su artículo: “Líderes inspiradores y creativos”, necesitamos visión, compromiso e inspiración, especialmente ahora que estamos viendo cómo se desmorona el sistema. Las estructuras económicas basadas en la codicia y en el miedo ya no funcionan. Estamos asistiendo a la necesidad imperante de poner fin a la cultura patriarcal, a la especulación, consumo desorbitado y al individualismo irrespetuoso con el otro y con el medio ambiente. Necesitamos reinventar nuestras vidas, convertirnos en actrices que crean una realidad mejor.

Sustentar esta nueva realidad requiere por nuestra parte generosidad, solidaridad, y sobre todo respeto por la vida en todas sus formas.

liderar con corazón

¿Cómo podemos llevar a cabo nuestra creación?

 La creatividad es la capacidad de crear, producir cosas nuevas y valiosas, de llegar a conclusiones nuevas y resolver problemas en forma original.

La actividad creativa debe ser intencionada y apuntar a un objetivo. Siempre se ha pensado que es un don, una cualidad reservada a unos pocos denominados genios o artistas, sin embargo, tod@s nacemos con esta gran capacidad humana, solo hay que preservarla y potenciarla. Además no siempre se materializa de forma artística, literaria o científica, pues no es privativa de ningún área en particular.

Si durante años no te han dicho que eres creativa, quizás lo hayas creído y tú misma te estés limitando o si por el contrario, te consideras creativa, pero no has logrado tu objetivo quizá te interese saber qué te falta.

Asumir Riesgos

“Sin entendimiento no habrá confianza. Sin asumir riesgos nada cambiará” dice Teresa de Calcuta que para mí  es una gran Mujer Musa. Atrevernos a superar el miedo, la inseguridad y la tendencia al control, nos situará en la plataforma de lanzamiento de nuestra nueva creación.

Mientras nos resistimos intentamos detener el fluir de un río. Vamos creando una presa que al retener el agua provoca una presión que se traduce en ansiedad y más miedo a que todo se desborde.

Es necesario desarrollar la confianza en una misma para añadir luego la creatividad y el coraje. Ir hacia el interior, dejar de buscar culpables fuera y asumir la responsabilidad propia en la creación de nuestra realidad actual.

Luego imagina nuevas posibilidades y disponte a ir más allá de los problemas. Descubre lo que te da vida, tus fortalezas y las verdaderas aspiraciones de las personas de tu entorno. Mejora tu comunicación dentro y fuera de ti.

¡Necesitamos una buena dosis de atrevimiento!

La Madre Teresa de Calcuta se dirigió así a un grupo de directivos en un congreso internacional de managements sobre la Arquitectura del Cambio en San Francisco: “¿Queréis que  haya cambio? ¿Queréis que vuestra gente cambie? ¿Les conocéis? ¿Les amáis? Si no conocéis profundamente a vuestra gente no habrá entendimiento entre vosotros, y sin entendimiento no habrá confianza. ¿Amáis a vuestra gente? ¿Hay amor en lo que hacéis? Si no hay amor en vosotros no habrá poder ni fortaleza en vuestra gente. Si no hay fortaleza no hay pasión. Sin fortaleza ni pasión nadie se arriesgará. Y sin asumir riesgos nadie cambiará”.

volver a casa equinoccio de primavera

VIVIR INSPIRADAS

Cuando aprendemos a relacionarnos de esta manera, vivimos desde la mujer inspiradora que es capaz de generar espacios de confianza donde está permitido asumir riesgos y equivocarse, donde se alienta a tener iniciativa sabiendo que esta será escuchada. Cuando logramos liderar nuestra vida así, inspiramos un movimiento creativo y transformador a nuestro alrededor y en los demás.

Recogernos cada noche con la sensación de plenitud por el día vivido no depende de nuestras posesiones, ni lo da el puesto que ocupamos, la posición social ni la llamada: “calidad de vida”, sino el estar alineados entre lo que pensamos y lo que decimos, entre lo que sentimos y hacemos, esa coherencia nos hace íntegros y nos permite aprender a soltar lo que nos daba una falsa seguridad a un alto precio.

Con amor,

             Gabriella Robles: Volver a Casa: Viaje Interior Hacia Ti Misma

Dejar un comentario