Tienda Roja Luciérnaga en León

Hubo un tiempo en que éramos comunidad… Las mujeres tejíamos círculos, relaciones y vida.  Entonces, la tienda roja era nuestro espacio sagrado… Lo que sucedía allí forma parte  del Misterio… pero puedes asomarte un poquito a una Tienda Roja de hoy en día. Pues hoy, las mujeres estamos volviendo a re-cordar.

Tienda Roja Luciérnaga - Gabriella Robles

La palabra recordar lleva dentro la palabra corazón. Viene de recordare,  se compone del prefijo re- (‘de nuevo’) y cordare,  que viene decor, cordis (‘corazón’). Así, una mañana de primavera, recordé. Me desperté llena de inspiración con la idea de crear una tienda roja. Había leído sobre las antiguas cabañas lunares pero conocía muy poco de este movimiento en la actualidad. Cuando empecé a compartir este sentir a mi alrededor todo era un: ¡SI!, animándome a seguir el impulso inicial. En pocos días, ya tenía un borrador de lo que sería la Tienda Roja Luciérnaga.

Así, nació en el Solsticio de Verano de 2015 en Zaragoza, con la plenitud  del momento más luminoso del año y un sentimiento de comunidad de hermanas en torno a nuestros «Úteros Iluminados en Acción». Como muchas pequeñas luciérnagas que juntas ofrecen magia y luz en la oscuridad de la noche.

ANTIGUAS SOCIEDADES MATRIFOCALES

Hubo un tiempo en que el Círculo era la figura de referencia y tod@s teníamos un lugar a la misma distancia del centro. L@s abuel@s tenían un reconocimiento especial y un rol activo otorgado desde el reconocimiento de su sabiduría al servicio de toda la comunidad. No había conflicto de rango, pues era un orden basado en el fluir  natural, desde los valores de la Madre que crea y sostiene la vida en todas sus expresiones y formas. Así, las mujeres desarrollaron la agricultura, la cerámica, la artesanía… Eran sociedades basadas en el cuidado mutuo y del entorno, donde se sacralizaban los ciclos de la vida con ritos de pasaje y también los ciclos de la naturaleza, celebrando equinoccios, solsticios y otras festividades de la Tierra.

Algo que muchas comunidades ancestrales de distintos lugares del mundo tenían en común era la cabaña lunar o tienda roja: un espacio, a menudo textil, donde las mujeres se reunían para menstruar juntas, para conectar consigo mismas y profundizar en temas vitales como la sexualidad y la maternidad. La tienda roja era centro espiritual donde se daba a luz nueva vida y se acompañaba a morir. Se veneraba el principio femenino de la vida como la Gran Diosa Madre, con diversos rostros y atributos.

Ya hace tiempo que las mujeres hemos pasado de sostener comunidades juntas a estar solas llevando el hogar y la familia.  Ahora, vivimos divididas, nos comparamos unas con otras y rivalizamos tratando de agarrar algo, desde el sentimiento de carencia. Hemos olvidado que el hecho de ser mujer ya nos da la capacidad de concebir, gestar y parir lo que el alma y del cuerpo anhelan. Pero eso no lo sabemos, ni lo podemos hacer solas, y no estoy hablando de crear dependencias entre nosotras, sino de crear hermandad.

 

¿Quieres saber qué es una Tienda Roja?

Anita Diamant autora del libro: Red Tent, rescató en los años 90, el recuerdo de aquél tiempo en que las mujeres nos reuníamos en cabañas lunares o tiendas rojas para menstruar y parir juntas, para compartir nuestra antigua sabiduría, secretos, cuidado mutuo… Su historia tocó profundamente el alma femenina que respondió creando de nuevo tiendas rojas para poder volver a reunirnos como antes. Más tarde otras mujeres han sostenido este movimiento impulsándolo con pasión y visión. Una de ellas: DeAnna L'am con su proyecto a nivel mundial: Una Tienda Roja en Cada Barrio al que muchas mujeres inspiradas por el retorno de este espacio de conexión femenina, nos hemos sumado.

Otra iniciativa es la "Tienda Roja Templo" espacio y movimiento fundado por Alisa Starkweather. Su intención era crear un lugar donde las mujeres se reunieran a honrar todas las etapas de la feminidad. Estos espacios son técnicamente templos de tienda roja, pero comparten muchas funciones similares con otras tiendas o carpas rojas. A veces se usan los términos indistintamente.

Una Tienda Roja emula un espacio uterino, de telas rojas y acolchado en lo posible, nos invita a dejar fuera cualquier presión de la vida cotidiana y experimentar el descanso y la regeneración de nuestro cuerpo. 

Pretende apoyar nuestra experiencia femenina. Se sostiene en hermandad de mujeres.

Pueden ofrecerse técnicas energéticas enfocadas en el útero y la sexualidad. Compartimos sabiduría sobre nuestra naturaleza cíclica y los misterios de la sangre menstrual. 
Es también un espacio sagrado donde conectar con una misma, y pueden surgir revelaciones y experiencias profundas. Dentro del Movimiento de Espiritualidad Femenina brinda elementos de la Diosa y pueden llevarse a cabo ceremonias y ritos de pasaje honrando las distintas etapas de la vida.

Allí  experimentamos una percepción del tiempo diferente, como si entráramos a un tiempo eterno.

En una Tienda Roja también celebras vivir en un cuerpo femenino, a través del cuidado entre nosotras, expresando tu capacidad creativa a través de la danza y canto, pintar, tejer... y descubrir que perteneces a una gran familia.

Formamos parte de la Red Mundial de Tiendas Rojas y el proyecto: "Una Tienda Roja en Cada Barrio". Quieres conocer la red global de tiendas rojas?

http://www.deannalam.com/global-network/

 

Programa de Septiembre 2019 a Julio 2020

Naturaleza Femenina

 

talleres ecopsicología y espiritualidad
Talleres de Ecopsicología y Espiritualidad Femenina