EL VERDADERO SENTIDO DE LA NAVIDAD
» » » EL VERDADERO SENTIDO DE LA NAVIDAD

EL VERDADERO SENTIDO DE LA NAVIDAD

Publicado en: Conciencia Colectiva | 3

En el hemisferio norte de nuestro planeta, el 21  de diciembre (día arriba, día abajo)  vivimos la noche más larga del año. El sol comienza a acercarse nuevamente a nuestra Tierra y los días irán poco a poco haciéndose más largos. Esto representa la promesa de que la vida se renovará en primavera y que nos conducimos hacia un tiempo de mayor luz y alegría. De ahí que al Solsticio de Invierno se le llame  la festividad de la Luz.

En la antigua Europa, la cultura celta asociaba a la Madre Tierra con la Diosa o principio femenino de la creación y al Sol como Dios o principio masculino. Así, la Diosa en este tiempo se asemeja a una madre con su bebé impulsándole a desarrollarse de a poquito. Probablemente, el cristianismo tomó este sentido para proponer en esta fecha la celebración del nacimiento de Jesús: el niño Dios y de ahí nacieran las fiestas navideñas, cayendo en el olvido poco a poco su intención original.

LA CELEBRACIÓN DEL SOLSTICIO DE INVIERNO

La conexión que las culturas ancestrales tenían con la naturaleza es admirable. Antiguamente, el druida, se comunicaba con los árboles para saber cual era el adecuado para el ritual de Yule,  nombre de este tiempo dentro de la Rueda del Año Celta. Así, con el permiso del árbol, un leño ardería de forma ritual durante 12 horas, mientras toda la comunidad celebraba en círculo el cierre de un ciclo y comienzo del siguiente.

Otro ritual era la decoración de un abeto con objetos que simbolizaban los deseos para la futura cosecha, que se iban a obtener gracias a la fuerza del sol, renacido. Por ello, este tiempo se considera el más espiritual, puesto que nos hace mirar adentro y conectar con  nuestros anhelos más profundos

LA RUEDA DEL AÑO ES RUEDA DE VIDA

La llegada del renacimiento en el siguiente giro de la rueda, el 2 de febrero, con la fiesta cristiana de la Candelaria o la celta de Imbolc, empezará a manifestar lo transformado desde el 1 de noviembre que corresponde al anterior giro de la rueda llamado Samhain y representa el comienzo del invierno. Por ello debemos aprovechar la oportunidad que nos ofrece esta etapa para gestar una nueva realidad más acorde con nuestra esencia.

Para esto, contamos con la ayuda de nuestra parte más sabia a la que podemos ver como una Guía Interior. Y podemos establecer un diálogo con esta dimensión más elevada de nuestro ser.

LA CONEXIÓN DESDE LO SIMBÓLICO

La energía que se activa en este momento del año tiene que ver con el color blanco, plateado y violeta claro. Los animales guía son el águila, el búho blanco, el buitre blanco y en general las aves rapaces, ya que se alimentan de la materia muerta y con ella permiten que su vida continúe. Así también nosotros podemos asimilar todo lo que ya hemos vivido y así alimente nuestra vida.

Los objetos o símbolos relacionados son las plumas, puesto que  contienen la esencia del ave a quien pertenecieron; también la espada o cuchillo en el sentido de permitir cortar por lo sano para que lo enfermo no destruya la vida que aún ha de continuar.

PALABRAS CLAVE

Aire, menstruación, noche, invierno, plano espiritual, luna nueva, morir… la vuelta al útero-matriz

ARQUETIPOS FEMENINOS

Diosas Pájaro, Guía interior, Dama Blanca, la Vagina Cósmica, La Mujer Araña…También se la conoce como la Mujer Piedra, Mujer Pájaro, Mujer Hueso así como Cailleach, Sheela Na Gig, la vieja o la bruja del invierno y de la muerte. En la Rueda de Britania se le conoce como Danu, Ella es la Madre del Aire, Danu que vive más allá del viento del Norte.

CUALIDAD

Desprenderse de todo y llegar a los huesos, a la esencia… Si tuvieras que morir ahora, ¿Qué te quedaría pendiente? ¿De qué no puedes desprenderte aún?

TIEMPO DE MUERTE Y REGENERACIÓN

 En el invierno la naturaleza reposa, queda en quietud batida por el viento helador y en ese estado, bajo la superficie, en aparente muerte, se prepara lentamente un nuevo renacer a la llegada del sol en la primavera. De igual modo, nosotr@s morimos un poco cuando llega el invierno, nos encontramos más a gusto recogid@s, es momento de experimentar el silencio.

En este tiempo los animales del bosque hibernan y los árboles terminan de soltar sus últimas hojas; la naturaleza se reduce a su mínima expresión. Es hora de cerrar un ciclo, de desprenderse de todo lo que ha de morir, de llegar a los huesos, a la esencia que como dice Clarissa Pínkola Estés es: ” La fuerza indestructible de la vida”

APRENDER A SOLTAR

Permitamos al aire llevarse todo aquello que debemos dejar atrás. Dependencias emocionales o de cualquier clase, situaciones que ya no encajan en nuestro camino con corazón…

El invierno corresponde a la energía de la luna nueva, y esto en el ciclo menstrual es la fase del sangrado. Terminamos una vuelta de 28 días aproximadamente y el óvulo que no ha sido fecundado debe morir para dar paso al siguiente. Antiguamente las mujeres establecían esos días para recogerse en compañía de otras mujeres menstruantes aprovechando para conectar con su interior y revitalizarse.

Es el momento de que lo que está oculto aflore a la superficie para limpiarse: emociones reprimidas, fantasías que no se basan en la realidad, creencias limitantes sobre una misma y sobre el mundo…

Adentrarnos en la soledad, buscar momentos de silencio, pueden ser clave para establecer un diálogo con nuestra propia alma.

Es momento de aquietarse, vaciar, soltar lastre…

Hacer espacio para lo nuevo, aquello más acorde con la esencia de cada una.

 LA GUÍA INTERIOR

Llamada también la conciencia de testigo, el observador interno, es aquella parte de un@ mism@ que puede permanecer en quietud mientras todo gira, es el centro de la Rueda, el ojo del huracán… ¿quién piensa dentro de mí?

ESCUCHA LA VOZ DE TU SABIDURÍA INTERNA,

DE LA ESENCIA QUE VIVE MÁS ALLÁ DEL TIEMPO Y EL ESPACIO,

DE LA MUJER ARAÑA QUE TEJE LOS HILOS DEL DESTINO,

ELLA PUEDE REVELAR UNA VISIÓN RENOVADA DE TU PROPÓSITO DE VIDA.

¿Y si el verdadero sentido de la navidad es celebrar que el niño sol, recién nacido en el solsticio es la esencia que por siempre vive en el interior?

Rueda Sagrada del Año

Quizá nos esté invitando a cuidarla hasta que sea semilla que despierte en primavera.

Para conectar con tu guía interior te propongo el siguiente ejercicio:

 Coge un cuaderno o papel y boli. Ve a un lugar donde te resulte fácil conectar contigo mism@ y siéntate  mirando al norte. Alinea tu espalda y comienza a hacer consciente tu respiración. Observa por unos minutos como se realiza de forma natural, para luego poner especial atención y énfasis en la espiración, en soltar todo residuo de aire atascado en tu interior…

 Lo primero que podéis revisar juntas, tu Guía y tú,  es lo que  te queda por soltar, por decir adiós. Según cuanto nos vaciemos, así tendremos la capacidad para llenarnos de algo nuevo.

 ¿A qué he debo decir adiós en mi vida? ¿Qué debe permanecer?

El siguiente paso será la revisión emocional…

¿Qué emociones aún recorren mis entrañas sin encontrar la forma de liberarse?

Dando paso a la revisión de las experiencias vividas…

¿A quién o a qué  me siento enganchada sin haber conseguido hasta ahora soltarme?

¿Qué sucesos de mi vida no he comprendido todavía y por ello aún siento malestar al recordarlos?

¿A quién no he podido perdonar?

¿Me he perdonado a mí mism@?

Ve apuntando en tu cuaderno tus respuestas, observa la relación que hay entre ellas. Probablemente te preguntes qué hacer con todo esto que no corresponde vivir ahora y que tampoco sabes cómo soltar. Soltar el pasado es requisito imprescindible para vivir el presente, y en este instante presente, estamos sembrando el futuro.

LA MAGIA DEL PERDÓN

La luz que conserva tu Guía Interior es la llama divina que permanece eterna, ella porta el fuego purificador que disuelve las emociones densas, los apegos y dependencias. Entrégate plenamente a este fuego y purifícate en él.

 Recuerdo unas palabras del maestro Jesús que me impactaron cuando era niña: “A quienes les perdonéis los pecados les serán perdonados, a quienes se los retengáis, les serán retenidos.” Ello significaba que si perdonaba, el otro ya no tendría que sufrir por lo que había hecho. 40 años después este mismo mensaje me llega desde la Cábala: “…cuando una persona nos perdona, por los perjuicios que un día le causamos, eleva la intensidad vibratoria de nuestros cuerpos y el testimonio que sale de nosotros se modifica…” Cuando fue otro quien nos agravió: “El perdón actúa como el fuego  que quema parte de su antigua perversidad y lo sitúa en un mundo anímico nuevo.”

Pídele a ese fuego purificador que te muestre a todas aquellas personas con las que tienes algo pendiente y permítete conectar con la energía del amor. Visualízalas una a una, dándote un tiempo para sentir como esa llama las transforma. Es posible que  mientras esto ocurre tu cuerpo se vaya haciendo más ligero… que lo sientas vibrar más armónico.

PERDONARSE A UN@ MISM@

Acuérdate de perdonarte a ti mism@. Se consciente de que no siempre actuaste desde tu luz, quizá también cargaste con culpas ajenas… Sé un núcleo de compasión dentro de ti, e irrádialo hacia los demás.

Esta luz es claridad, sabiduría para comprender o incluso para trascender algo a pesar de no poder comprenderlo.

Di adiós a todo aquello que ya no corresponde a este momento de tu evolución, desde el agradecimiento de lo que te trajo (quizá te protegió de algo más dañino) o del aprendizaje que ha conllevado para ti esa experiencia. Agradece también a tu guía interna y comprométete a contar con ella antes de hacer algo. A veces un pequeño centramiento antes de actuar es suficiente para hacerlo desde tu esencia de luz.

EL PODER DEL ABRAZO

Si no puedes conectar con el amor, entonces acoge esa parte en ti. Esté hecha de  rabia,  tristeza, envidia, vergüenza, culpa, miedo o una mezcla de ambas, imagina que es un niño o niña pequeña que vive dentro de ti y que necesita ser escuchad@. Tomal@ de la mano, si te lo permite, tomal@ en tus brazos. Y simplemente dale todo el amor que le faltó, dale la comprensión y no el juicio por sentir esto o lo otro. Dile cuanto amas a esta parte de ti, cuan valiosa es y que en tus brazos puede estar todo el tiempo que necesite hasta que recupere su energía para volver estar feliz y perdonarse.

Cuando tú acoges esas partes de ti que no están en amor, aprendes también a tolerar esas partes en las personas de tu alrededor, luego incluso también en quienes no forman parte de tu vida directamente. Con el tiempo, incluso puedes entender todo lo que llamamos el mal en el mundo y darle también un espacio en tu corazón.

SANACIÓN DE LA COMUNIDAD

Antiguamente, este tiempo en que la naturaleza duerme, cuando los alimentos para el invierno ya están almacenados y apenas se necesita salir afuera, es el momento de parar, descansar. De reunirse en familia en torno al calor del fuego del hogar, de la comunidad. Para recordar cuentos, mitos e historias que conectan con el alma grupal. Para hacernos un espacio en el círculo más allá de nuestras miserias humanas y encontrar la visión de una vida renovada y llena de cualidades, capacidades y dones que desean aportar algo al mundo.

Para mí, este es el verdadero sentido de la Navidad.

Con amor,

Gabriella Robles

Si deseas vivir conectad@ a tu esencia femenina quizá te interese:

 Volver a Casa: Viaje Interior Hacia Ti Misma

 

3 Comentarios

  1. […] Si quieres conocer mi visión sobre esta celebración puedes leer este artículo sobre el verdadero sentido de la navidad: https://www.gabriellarobles.es/la-navidad-luz-guia-interior/ […]

  2. Anónimo
    | Responder

    Me encanta y vibro con ese sentido de la Navidad!
    Esperando el nacimiento del nuevo Sol. ❄️

  3. Anónimo
    | Responder

    Gracias, querida Gabriella♡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.