LA MUJER SOLITARIA: TOTALMENTE UNA
» » » LA MUJER SOLITARIA: TOTALMENTE UNA

LA MUJER SOLITARIA: TOTALMENTE UNA

Publicado en: Sagrado Femenino | 3

Durante el invierno, la noche, la luna nueva o la menstruación, la mujer siente una inmensa necesidad de soledad. Como si su cuerpo y su alma le invitaran a abrir una puerta hacia su templo interior… Activando así el arquetipo de La Mujer Solitaria.

Hablar de soledad nos trae a la cabeza, al menos las dos caras de una misma moneda. La soledad deseada, en aquellos momentos en que al habernos volcado tanto hacia el exterior necesitamos recogernos entrar al silencio y sentir que nadie va a reclamar nuestra atención. La otra cara es encontrarnos con la soledad cuando lo que ansiamos profundamente es estar acompañadas.

Por evitar esa soledad podemos llegar a tomar caminos que tarde o temprano desembocan en precipicios o como poco en un desvío del camino. Ya que cuando entramos en la soledad desde el miedo, sin darnos cuenta, estamos invocando a todos nuestros fantasmas.

¿Recordáis el “Cuento de Navidad” de Charles Dickens?

Mr. Scrooge era visitado por sus fantasmas en lo que se convirtió en la gran noche creadora de su vida. Afortunadamente, a pesar de su apariencia, su función era la de guiarle. Pues, lo mismo ocurre con los nuestros, solo que desde dentro el asunto no se percibe tan claro como desde afuera 😉
 Según Caroline Myss, en su libro “El Contrato Sagrado” existen cuatro arquetipos principales que nos acompañan de por vida. Cuando no los vivimos desde la consciencia dirigen nuestra vida sin que nos percatemos de ello, repitiendo una y otra vez patrones que nos separan de nuestro verdadero camino. No obstante, si nos atrevemos a escucharlos, pueden servirnos de guía hacia la creación de una nueva vida. Eso sí, primero hemos de penetrar en el oscuro espacio de la soledad. Esperar a que se presenten. Mirarlos cara a cara y descubrir lo que nos vienen a mostrar:
 

LA NIÑA: LA GUARDIANA DE LA INOCIENCIA 

La niña rechazada, la niña herida, la niña abandonada… cuando aparezca pregúntale qué necesita para curarse, o sentirse cuidada y querida. Si te comprometes a cuidarla y cumples con ello, ella te pondrá en contacto con tus recursos sin explorar relacionados con el pensamiento creativo. Para ella todo es posible de modo que te impulsará a actuar más allá de tus limitaciones o a iniciar una aventura libre de las estrecheces de la mentalidad adulta. Date cuenta de que no se trata de mimar a tu niña, sino de darle todo aquello que necesita para crecer.

LA VÍCTIMA: LA GUARDIANA DE LA AUTOESTIMA

La víctima está compuesta de todas aquellas sensaciones de ser tratada de forma injusta. Tal vez contenga rabia y miedo hacia quien te ha infligido daño, sobre todo si lo sientes más poderoso que tú. ¡Pero cuídate de los sentimientos de indefensión! Pues desde ahí pierdes el norte.  La víctima viene a recordarte que es momento de que evalúes tu relación con el poder. Te muestra la necesidad de establecer límites personales en tus relaciones. Su función principal es la de ayudarte a desarrollar el respeto y el aprecio por ti misma. A descubrir que eres igualmente valiosa que cualquier otro ser humano.

LA PROSTITUTA: LA GUARDIANA DE LA FE 

Más allá de su significado literal, la prostituta se relaciona con la parte de ti que estas dispuesta a vender . Tus valores, tu vocación, tu cuerpo y tu alma a cambio de tu seguridad física. Representa claramente el poder de tu fe. Si tienes fe en la vida, ¿para qué venderte?
Continuar en un trabajo o en una relación donde en vez de crecer, te sientes  cada vez con menos vitalidad y alegría, es actuar desde la  prostituta interna. Ella  te enfrenta a tus temores vitales y reta a traspasarlos afrontando los desafíos que permiten tu  progreso vital. Enseña a soltar lo que no está en sintonía con el alma. Y a confiar en el proceso de la vida.

EL SABOTEADOR: EL GUARDIÁN DE LA DECISIÓN 

Una vez que has decidido iniciar un nuevo camino, tarea o lo que sea que te acerque a tu destino, el saboteador puede aparecer moviendo hilos desde el miedo a tomar la responsabilidad de la vida que estás creando. A menudo su voz es racional, regida por viejos patrones instaurados por largo tiempo en la psique colectiva. Su misión es impulsarte a que te guíes por tu intuición, tu corazón. A dejar atrás las voces de quienes no se han atrevido a atisbar siquiera un cambio en sus vidas. Y escuchar tu propia voz interior.
Como veis, es una elección personal lo que decidimos hacer con nuestra vida. Aunque a menudo no podemos elegir los escenarios, si podemos hacer una buena representación. Permitirnos tener esos espacios de reencuentro con un@ mism@ permiten la afluencia de claridad a nuestra conciencia.
La doctora Clarissa Pínkola Estés nos habla de que para encontrar de nuevo el camino que conduce a la morada del alma necesitamos regresar a nuestra naturaleza instintiva. Instalar una soledad intencionada. “Esta soledad intencionada que la mujer instala en su vida le permite establecer contacto con un estado de comunión total con ella misma. La palabra “alone” significaba inicialmente en inglés, “all-one”, es decir, “totalmente uno”. Este es el objetivo de la soledad en la mujer, convertirse en totalmente Una… Unida a sí misma, puede adentrarse en el mundo del alma. Conversar, plantear preguntas y recibir los consejos que solo ella puede dar.
Con amor,
Gabriella
Si te ha gustado el artículo, quizá te interese: Volver a Casa: Viaje Interior Hacia Ti Misma

3 Comentarios

  1. Anónimo
    | Responder

    Hola!! Muy interesante los artículos

    • eldespertar
      | Responder

      Gracias, porque es interesante los escribo 😉

    • eldespertar
      | Responder

      Gracias, no había visto este comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.