resignificando gabriella robles
» » » Ixchel, diosa Maya de la Luna

Ixchel, diosa Maya de la Luna

Publicado en: Sagrado Femenino

Habitualmente cuando hablamos de los Mayas, pensamos en la antigua civilización que destacó por su conocimiento astronómico y sus calendarios de inigualable precisión. No obstante, en la actualidad, conviven en Guatemala 22 etnias mayas y algunas más en el Norte de México.

Allí fue donde mi alma me llevó en el verano de 2012 después de haber conocido en Zaragoza al sacerdote maya de origen austríaco: Omrael Norbert Muijj y de leer llena de pasión su libro: “Sol Maya”, donde narra su apertura al mundo chamánico al poco de llegar a aquellas poderosas tierras.

Y fue a orillas del Lago Atitlán, rodeada de 52 volcanes donde viví mi propia experiencia de conexión entre mundos que marcaría el inicio de mi camino como Ser Puente, de una forma más certera.

Fue un proceso tan breve como intenso, en el que me sentí guiada con gran confianza (algo que no es habitual en mí). En ese lugar, bautizado como TO OM RA, en lo alto del Monte Mercedes y su bosque sagrado, se habían ido descubriendo grandes piedras enterradas, que asentaban, diferentes energías cósmicas, traducidas en lenguaje chamánico como energías de los Naguales. Al haberlo elegido el lugar mismo, Omrael afianzó todo ese potencial creando puentes entre mundos, templos con diferentes energías para preparar el Nuevo Tiempo que llegaría con el Solsticio de Invierno de ese mismo año.

Gabriella Robles psicóloga

Y allí, como parte de un pequeño grupo de españoles privilegiados: sólo 11 personas, recibimos algo cuyas dimensiones quizá nunca conozcamos.

Además de la gran Pirámide, donde estaba el altar principal con las 4 direcciones sagradas, el templo Corazón Mundo dedicado a la Diosa Candelaria, estaba la Kiva, o templo oscuro y la pirámide oriental regida por el Arcángel Miguel.

La casa que nos alojaba estaba situada sobre la piedra del Nagual Kawoq, el que bendice la familia, y justamente enterrada bajo el dormitorio que me asignaron. Sorprendía ver que las puertas de todos los lugares, incluida la casa, nunca se cerraban con llave, y era Guatemala, uno de los lugares más inseguros y dañados del mundo. Pero así era! Según Omrael, los lugareños decían que ese lugar estaba lleno de espíritus y tenían miedo de adentrarse. Y ¡no era para menos!

Al ladito de TO OM RA, como una ofrenda para el pueblo que los acogía, construyeron un hospital. Ciertamente la energía del lugar solo permitía vibrar en amor, quizá por eso no me afectaron ciertos lugares retadores, como el llamado: “Árbol de Lucifer” a la vez que la Madre Tierra me mostraba una faceta hasta entonces, desconocida para mí.

No puedo contar todo lo que allí vi y sentí, tan solo expresar una vez más, la comprensión de que cada acontecimiento de nuestra vida está enlazado por algún hilo con otro, que a su vez nos trae otro más y así vamos tejiendo el tapiz de la vida.

El último día de mi estancia, mientras estaba siendo iniciada como Ser Puente, Omrael iba llamando a aquellas fuerzas que trabajarían conmigo a partir de entonces, y recuerdo muy bien lo que sentí cuando me preguntó lleno de complicidad:  ¿te gusta la Ixchel?

Entonces sentí un viento cálido y acariciante y supe que estaba ante una maravillosa y nueva Amiga: la Presencia Femenina de la Diosa Maya de la Luna.

Esencia Femenina

IXCHEL: ALUMBRANDO UN NUEVO MUNDO

Siete años después, en Marzo de 2019 participé como ponente en el Encuentro Internacional Mujer Raíz en la Riviera Maya Mexicana, donde fui invitada a representar la cultura española junto a otras 2 mujeres muy reconocidas en nuestro país. Una bailarina y una poeta: Lalita Devi y Ada Luz Márquez.

Unas 200 mujeres, entre las que destacaban Abuelas de varias culturas indígenas, la sacerdotisa maya: Mari Cobá y hermanas que viajaron desde otros lugares del mundo para reunirnos en torno a la necesidad de sanar las aguas de nuestro planeta.

Mi encuentro con la cosmovisión maya había sustituido el altiplano guatemalteco por la selva mexicana; un encuentro íntimo y sagrado, por uno multitudinario donde agitando las aguas de nuestros cuerpos femeninos navegábamos todas un tanto a la deriva. Y fue allí donde, después de un sol abrasador de varios días purificando cualquier pesar, fui a parar a Isla Mujeres, donde se encuentran las ruinas de la diosa Ixchel y consagrada enteramente a Ella.

Se dice que aquella era una isla habitada solo por mujeres. Es una isla alargada por donde caminas hasta el final en una especie de peregrinación espontánea que te lleva desde el festivo gentío del turismo, hacia la soledad del océano. Pues ahí, bajo el influjo de su oleaje y de sus grandes bandadas de aves puedes adentarte a sentir los antiguos cantos que las mujeres ofrendaban a la Diosa. O al menos creo que eso es lo que me ocurrió a mí. Y ahora este canto que llegó como llovido del cielo mientras meditaba en su ruina,  podemos cantarlo juntas.

CANTO A IXCHEL

Diosa Ixchel, Diosa Ixchel

Hazme llegar tu amor, para crear

Diosa Ixchel, Diosa Ixchel

Aquí estoy para dar a luz

Diosa Ixchel, tu eres amor y Vida

Diosa Ixchel estoy aquí

Oye mi canto, oye mi canto

Voy a danzarte y a invocar ser feliz

Diosa Ixchel, Diosa Ixchel

Isla Mujeres te llamamos aquí

Tu eres partera de una nueva raza

Que todas juntas y todos vamos a parir

Ah, aaaaahh…

Diosa Ixchel, te amo, me amas tú

Diosa Ixchel, Diosa Ixchel

El mar te acuna tu amor y paz

Diosa Ixchel, Diosa Ixchel

Azul y turquesa

Las olas son la cuna que mecen mi matriz

Diosa Ixchel, las aves te cantan tu nombre

Sobre nuestros rostros en cada amanecer

Diosa Ixchel eres la luna plena

De luz y amor

De vida y cariño.

En honor a este regalo y a fin de que se conserve tal cual, he decidido registrarlo como el resto de mi labor, de modo que si lo compartes, por favor, nombra su procedencia. Pronto podrás escuchar su melodía en las voces, ukelele y tambor de: Leona y Gata

Si quieres profundizar en tu dimensión sagrada femenina, tal vez te interese unirte a nuestro viaje interior por la Rueda del Año:

Volver a Casa: Viaje Interior Hacia Ti Misma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.