Mariángeles – Volver a Casa

Zaragoza | Mariángeles Fernández |

“Es un regalo poder escribir lo que a continuación voy a escribir. Es una regalo porque vivir en plenitud conmigo misma lo es, porque darme la oportunidad de haber profundizado desde el amor, con suavidad, con suma delicadeza y bajo los inestimables cuidados y dedicación de Gabriella Robles, en los confines de las heridas más o menos curadas de una manera exquisita y sabia, ha supuesto para mi tomarme a mi misma a manos llenas con la esencia de lo que soy, de conocer lo que necesito y por lo quiero estar agradecida a la Vida. Porque desde esa conciencia puedo asumir y ver con más claridad mi dolor, mi vulnerabilidad, mi autosabotaje y mi fuerza. El recorrido empleado ha llevado un año, año en el que la experiencia transformadora y el espíritu van atravesando el sabor de los distintos momentos y energías: desde el Equinoccio de Otoño con la Magia del enraizamiento, que es la casilla de salida hacia el 21 de septiembre, hasta Lammas con la Abundancia y el aprendizaje de recibir para poder dar, atravesando Samhain el 1 de noviembre donde los velos entre los mundos casi se pueden tocar y la Vieja Sabia se muestra, el Solsticio de Invierno con la rosa de Kwan Yin como símbolo de amor incondicional, un tiempo de quietud y de descenso, Imbolc o puerta al renacer, Beltane con su energía fértil y el Solsticio de Verano, abanderando época de plenitud. Para mi es la aventura de ser más auténtica, y desde aquí doy las Gracias.”